Colegio: 91 665 80 66 |  E. infantil: 91 665 85 90 | C. deportivo: 91 665 81 81
Quality education for the future, now

Así trabajamos con metodología cooperativa

Villalkor ha incorporado en el aula la metodología cooperativa porque proporciona al alumno las herramientas necesarias para la construcción de conocimientos y la adquisición de competencias y habilidades sociales necesarias para la vida.

La metodología cooperativa se basa en la responsabilidad, la interdependencia positiva, la interacción y la participación igualitaria de todos los miembros fomentando valores como la tolerancia, el respeto y la igualdad.

Esta metodología se pone en práctica mediante estructuras cooperativas, que son técnicas o formas de trabajo en equipo con roles asignados a sus miembros, unos tiempos establecidos y unas pautas de organización concretas para desarrollar la tarea. Durante el primer mes del curso se realizan numerosas estructuras de cohesión de grupo para que los alumnos se conozcan y se integren perfectamente en su clase y así de esta forma puedan trabajar con cualquier compañero en el grupo cooperativo. Después, estas estructuras de cohesión se van espaciando en el tiempo y se dan paso a las estructuras cooperativas para el aprendizaje. Las estructuras utilizadas en la mayoría de las asignaturas son las siguientes:

Lectura compartida

Un miembro lee el primer párrafo. Los demás deben estar muy atentos, puesto que el que viene a continuación (siguiendo por ejemplo el sentido de las agujas del reloj) deberá explicar o hacer un resumen de lo que ha leído su compañero. Posteriormente el grupo evalúa si lo ha entendido. Así sucesivamente hasta leer todo el texto marcado. Si en el texto aparece una expresión o una palabra que nadie del equipo sabe lo qué significa, ni tan sólo después de haber consultado el diccionario, el portavoz del equipo lo comunica al profesor.

 

Lápices al centro

 

El profesor da a cada equipo una hoja con tantas preguntas o ejercicios sobre el tema que trabajan en la clase como miembros tiene el equipo base. Cada alumno debe hacerse cargo de una pregunta o ejercicio (debe leerlo en voz alta, decir su opinión o resolución de la tarea en primer lugar, asegurarse de que todos sus compañeros aportan información y expresan su opinión y comprobar si todos están de acuerdo en el resultado final consensuado entre todos). Mientras deciden cuál es su respuesta correcta, los lápices de todos se colocan en el centro de la mesa para indicar que en aquellos momentos sólo se puede hablar y escuchar y no escribir. Cuando todos tienen claro lo que hay que hacer o responder en aquel ejercicio, cada uno coge su lápiz y escribe la solución.

 

El número

El profesor propone una tarea a toda la clase. Cada alumno en su equipo debe hacer la tarea, asegurándose de que todos la hacen correctamente. Normalmente cada alumno de clase tiene su número de lista alfabética. El profesor, finalizado el tiempo que estime oportuno, saca al azar un número y el alumno tiene que resolver la tarea. Si lo hace correctamente, su equipo tendrá una bonificación previamente establecida.

 

Folio giratorio

 

 

El profesor asigna una tarea a los equipos de base y un miembro del equipo empieza a escribir su parte o su aportación en un folio giratorio. Mientras los demás se fijan como lo hace, le ayudan si hace falta, le corrigen, le animan… A continuación lo pasa al compañero de al lado siguiendo la dirección de las agujas del reloj para que escriba su parte de la tarea en el folio, y así sucesivamente hasta que todos los miembros del equipo han participado en la resolución de la tarea.

 

1 – 2 – 4

Dentro de un equipo, primero cada uno piensa cuál es la respuesta correcta a una pregunta o a una tarea que ha planteado el profesor. En segundo lugar, se ponen de dos en dos, intercambian sus respuestas y las comentan. Finalmente, todo el equipo debe decidir cuál es la respuesta más adecuada a la pregunta o a la tarea que se les ha planteado.

 

Rompecabezas o grupos de expertos

El material objeto de estudio se fracciona en tantas partes como miembros tiene el equipo de manera que cada uno de sus miembros recibe una parte de contenido del tema que están estudiando todos los compañeros de una misma clase. Cada miembro prepara su parte a partir de la información que le facilita el profesor o que él ha podido buscar y se hace experto en su tema. Después,  con los integrantes de los otros equipos de clase que han estudiado el mismo tema se forma un «grupo de expertos», donde intercambian la información, profundizan en los conceptos claves, construyen esquemas… Cada uno de ellos retorna a su equipo de origen y se responsabiliza de explicar al grupo la parte que él ha preparado. Finalmente, cada miembro del equipo aprende cada una de las partes explicadas por sus compañeros.

 

Parada de tres minutos

 

 

El profesor realiza una explicación a todo el grupo clase, de vez en cuando se hace una pequeña parada de tres minutos para que cada equipo piense y reflexione sobre lo que les ha explicado hasta entonces. Tienen que pensar tres preguntas, que deberán plantear después, sobre el tema en cuestión. Una vez transcurridos estos tres minutos, cada equipo plantea una pregunta de las tres que ha pensado, una por equipo en cada vuelta. Cuando se hayan planteado todas las preguntas, el profesor o la profesora prosigue la explicación hasta que haga una nueva parada de tres minutos.

 

Mapa conceptual cooperativo

Al acabar un tema se puede pedir al equipo que haga un esquema o mapa conceptual con los aspectos más relevantes y que después lo defiendan en una exposición oral.

 

El trabajo cooperativo requiere la participación equitativa de todos los alumnos, de su responsabilidad individual y de su colaboración para lograr con éxito la tarea propuesta por el profesor. Para formar ciudadanos libres es necesario inculcar la importancia de la responsabilidad individual y colectiva, para que se hagan responsables de sus actos y las consecuencias que éstos tienen en las personas que les rodean.

El aprendizaje cooperativo fomenta en los alumnos la capacidad de reflexión y de sentido crítico”.

Por último, el aprendizaje cooperativo fomenta en los alumnos la capacidad de reflexión y de sentido crítico. El trabajo en equipo propicia que los alumnos puedan contrastar distintos puntos de vista sobre una misma realidad. El hecho de tomar decisiones conjuntas, pese a no compartir las mismas ideas hace necesario que los alumnos argumenten su opinión para que otros la comprendan. Por ello desarrollan un conjunto de competencias necesarias para negociar y llegar a acuerdos que contribuye a su formación como personas.

 

Paloma García

Directora Ed. Primaria

 

Copyright © 2017 - Colegio Villalkor  Web creada por Softdream.es

Setup Menus in Admin Panel

X