Colegio: 91 665 80 66 |  E. infantil: 91 665 85 90 | C. deportivo: 91 665 81 81
Quality education for the future, now

Sexualidad en la adolescencia

La sexualidad se desarrolla progresivamente y pasa por unas etapas hasta llegar a completarse. Se viene desarrollando desde que nacemos, pero en este artículo empezaremos desde la pubertad hasta la adolescencia tardía.

1. Desarrollo de la sexualidad en esta etapa

  • Entre  los 11 y los 13 años se desarrollan los cambios físicos más drásticos, pero todavía el deseo sexual no está tan relacionado con el del adulto. Sigue siendo una fase de autoexploración. Aparecen las primeras fantasías sexuales y los sentimientos de pudor. En los hombres se da la primera eyaculación, mientras que en las mujeres aparece la primera menstruación. En ambos casos se dan los primeros impulsos sexuales pudiendo explorar con el otro sexo.
  • Sobre los 14 y 17 años el adolescente está completamente desarrollado y el deseo sexual se incrementa. Alrededor de los 15 años de edad, se dan los primeros juegos de seducción, como los besos, las caricias y toqueteos (petting). Se pueden llegar a realizar las primeras relaciones sexuales. Esta etapa es en la que más importancia dan a sus relaciones sociales fuera de la familia y donde se producen las primeras fantasías románticas. Puede haber riesgos porque le dan más importancia a los valores de sus amigos que a la educación sexual recibida por sus padres y madres. Pueden no ser conscientes de ciertas consecuencias.
  • Sobre los 17 a 20 años, se han desarrollado por completo, tanto física como psíquicamente. Pueden mantener relaciones sexuales más maduras y seguras. Buscan otros valores en sus relaciones sociales.

 

2. Cambios físicos

Desde el nacimiento se produce el desarrollo de las hormonas sexuales. Ello marca la diferencia entre chicos y chicas hasta el desarrollo de los órganos genitales y los caracteres sexuales secundarios. Con el inicio de la pubertad se empiezan a segregar gonadotropinas que estimulan el crecimiento de las gónadas masculinas y femeninas. Se preparan para la fabricación y regulación de hormonas sexuales (testosterona y estrógenos). Los adolescentes tienen que adaptarse a su nuevo cuerpo con funciones nuevas que afectan a su vida. Los cambios hormonales, dan lugar a cambios físicos tale como:
  • Crece la talla, el peso, la musculatura…
  • Los genitales aumentan de tamaño y adquieren el aspecto y las funciones adultas.
  • primera menstruación y primera eyaculación.
  • Cambios de la voz.

 

3. Inicio de las relaciones sexuales

Las actitudes y las conductas de bastantes adolescentes han cambiado radicalmente.
  • Tienen actitudes más liberales y se atribuyen el derecho a tener relaciones sexuales
  • Acceden cada vez más pronto a las relaciones coitales.
  • Los que tienen relaciones coitales las tienen, con mayor número de parejas.
Los adolescentes tienen frecuentes prácticas de riesgo. Las causas de estas actitudes son:
  • Es propio de adolescentes y jóvenes:
    • Ser atrevidos, explorar, tener nuevas experiencias
    • Sentirse sanos e invulnerables ante los riesgos
    • Poner en duda lo que dicen los adultos
    • Dar importancia a los valores, conductas y presiones del grupo de iguales.
    • Tener menos conciencia de riesgos.
  • Es propio de la conducta sexual:
    • Sentirse como un deseo poderoso.
    • Ser premiada con placer inmediato y seguro. Otros refuerzos sociales (prestigio social…)
*Cuadro 4.5.- ¿Por qué los adolescentes asumen riesgos en la conducta sexual?. La Educación Sexual. Félix López Sánchez

 

La educación sexual recibida desde pequeños, contribuye a que se desarrollen más equilibrados y que comprendan los cambios que van a tener, tanto físicos como psicológicos.

 

No hay una edad exacta en la que se deban o no iniciar las relaciones sexuales. Por ello resulta vital reconocer si es el momento adecuado o no. Y es que los inicios se producen poco a poco: se empieza por cogerse de las manos, darse besos, caricias… Pero cada vez se inicia más rápido la edad para empezar relaciones sexuales completas. El adolescente tiene que interpretarlo como una situación de responsabilidad y libertad, teniendo en cuenta que sabe las consecuencias de no usar protección, y para ello necesitan madurez afectiva. Tiene que estar seguro/a de que la otra persona es de confianza y muestra respeto.

Se debe tener en cuenta que, aunque para los padres y madres sea difícil aceptar estas conductas o entender a los hijos/as, se debe respetar su intimidad.

 

4. La importancia de la Educación Sexual

La educación sexual adquiere una gran importancia en la formación de una persona. La familia es la principal y primera responsable de la misma. A veces se intenta evitar porque se piensa que no es el momento o porque ya se lo explicarán en el colegio.

Pero hay que saber que, aunque no se haga de una manera concreta, los padres y madres son un modelo para sus hijos/as y tienen que ayudar en la personalidad y sexualidad de los mismos. Si en casa, las relaciones afectivas se mantienen con respeto, igualdad y corresponsabilidad, los hijos/as se relacionarán de la misma manera con sus amigos y parejas. Además, es muy importante que haya una buena comunicación, aún sabiendo que los adolescentes son reticentes a hablar con sus padres o madres.

La información es la clave

Es por ello que debemos tener presente, que si en la familia no hay información sobre sexualidad, la van a buscar fuera, en sus amistades, internet, libros… Por lo que, con una comunicación abierta y una información veraz habrá más probabilidades de que los adolescentes usen apropiados métodos anticonceptivos y que sepan en qué momento y circunstancias serán las adecuadas para su salud.

La educación sexual recibida desde pequeños, contribuye a que se desarrollen más equilibrados y que comprendan los cambios que van a tener, tanto físicos como psicológicos. También para que puedan tener mejores habilidades para tomar decisiones, que sepan decir no y que vivan la sexualidad de modo saludable y sin prejuicios. En la escuela también es importante esta educación. Se debería dejar de lado pensar que por hablarles de estos temas van a empezar antes a mantener relaciones sexuales. Porque cuanta más información tengan mejor sabrán cuando es el momento.

Y para concluir, nos quedamos con la idea de que, si abordamos con naturalidad este tema, sin tabúes, los jóvenes se desarrollarán con una mentalidad abierta y fuerte.

 

 

 

Leticia Hernández

Psicopedagoga

Orientadora de Secundaria y Bachillerato

Copyright © 2017 - Colegio Villalkor  Web creada por Softdream.es

Setup Menus in Admin Panel

X