Colegio: 91 665 80 66 |  E. infantil: 91 665 85 90 | C. deportivo: 91 665 81 81
Quality education for the future, now

Cómo estimular la memoria en los niños y niñas

Tips y juegos que le ayudarán a desarrollar su capacidad de memorizar.

La memoria es algo que acompaña al niño desde el momento en el que nace. Ésta se irá desarrollando a lo largo de su vida y se convertirá en un instrumento vital de cara a diversas actividades de la vida. Los padres podemos contribuir a estimular la memoria para que esta capacidad se potencie al máximo y madure correctamente. No es extraño que los primeros recuerdos que tenemos de nuestra infancia se remonten a cuando teníamos tres años, la misma edad a la que se empieza a hablar. Y es que es en estas edades cuando los niños empiezan también a desarrollar la atención y la capacidad de observación. Si les estimulamos de una forma adecuada, esta herramienta mental se perfeccionará notablemente.

Para estimular su memoria es importante tener presente:

  1. Antes de memorizar algo hace falta prestar atención. La cantidad y calidad de atención que le dedicamos a un estímulo, determina lo correcta y rápidamente que lo recordamos. Por este motivo, es importante que a la hora de estudiar no haya muchos elementos distractores y ni se intente hacer más de una actividad a la vez. Para lograrlo, es importante que nuestros hijos tengan un espacio específico para sus estudios. Este espacio debe ser libre de todo objeto que no sea específicamente para sus estudios.
  2. Dividir las sesiones de estudio en temas o unidades para optimizar y estimular la memoria. Es mejor que intentar estudiarlo todo de una sola sentada. Si se pretende lograr la retención de información a largo plazo, hace falta dividir los periodos de estudio en espacios de tiempo. La mejor manera de lograr que nuestros hijos recuerden lo estudiado en cada unidad es tener un momento después de cada sesión de estudios para recordar aquello que han estudiado.
  3. Es importante dormir bien  para sacar el máximo rendimiento a la memoria. Dormir proporciona una condición óptima para la consolidación de memorias. No solo es un momento en el que hay menos estímulos y el cerebro puede almacenar mejor aquello que se ha estudiado, sino que también es el momento en el que el cerebro integra aquello que se ha estudiado con aquello que se sabe. Mientras dormimos, nuestras memorias se estabilizan en nuestro almacén de memoria a largo plazo. Cuanto más estables sean nuestras memorias, más fácil es acceder a ellas posteriormente, más fácil va a ser enviarlas del almacén de memoria a largo plazo a la memoria de corto plazo. Asegurándonos que nuestros hijos duerman bien, nos aseguramos que aquello que han estudiado va a ser recordado posteriormente. Por otra parte durante las horas de sueño, nuestro cerebro fortalece aquella información relevante e importante y activamente olvida aquella información irrelevante.
  4. La memoria se optimiza con la participación activa en el propio aprendizaje. El Dr. Kornell y su equipo de investigadores, realizaron un estudio muy interesante donde demostraron que aquellas personas que participan activamente en lo que aprenden, recuerdan mejor lo aprendido. Es importante saber que aprendizaje y memorización no son lo mismo. El conocimiento no es entregado por el profesor ni los libros,  sino más bien es construido por el alumno. Impulsar a nuestros hijos a pensar más sobre lo que estudian, realizar lecturas complementarias o preguntar sobre lo que no entienden son maneras de potenciar la codificación de memorias así como también el acceso a las mismas.

Actividades y técnicas para estimular la memoria

Recurrir a actividades para estimular la memoria ayuda a los niños a que aprendan mientras se divierten. Para lograrlo es muy importante poner en práctica técnicas o dinámicas que favorezcan  la memorización (hacemos una selección de algunas, que se pueden poner en práctica dependiendo de la edad):

  • Canciones infantiles. A los niños pequeños les encantan las canciones. Hemos de animarles a que se aprendan de memoria las canciones y a que las canten varias veces.Podemos organizar un festival de la canción en el propio hogar, así aprendemos nosotros también las canciones.
  • Cuentos de niños. Para los niños es muy beneficioso que les contemos cuentos. De pequeños, les encanta que les repitamos el mismo una y otra vez. Cuando ya se lo sepan, podemos equivocarnos a propósito cierto día para que sean ellos quienes nos rectifiquen.
  • Paseos: mudos y de conocimiento. Los paseos de conocimiento consisten en aprovechar las salidas con nuestro hijo, tanto para ampliar su vocabulario como para ejercitar su memoria. Primero, hemos de ser nosotros quienes preparemos el paseo y elaboremos una lista con siete nombres de objetos nuevos para él. Se lo repetiremos en ciertos paseos hasta que se los aprenda. Luego, cuando nosotros señalemos ese objeto él deberá decirnos el nombre. A continuación, elaboraremos otra lista de nombres. Los paseos mudos consisten en salir con nuestro hijo al parque, por la ciudad, etc., sin intención fija. Será al volver a casa cuando le preguntemos por detalles de lo que ha visto.
  • Mural de palabras. Se dibujan o pegan en un mural unas imágenes de cualquier cosa, se deja un tiempo para que las memorice, se le quita el mural de la vista y  debe recordar las máximas imágenes posibles. Se puede aumentar la dificultad preguntando por ejemplo cuántas palabras empezaban por una letra determinada, cuántos animales había… etc.
  • Juego de parejas (número con número, imagen con imagen o imagen con palabra). Hay una serie de imágenes dispuestas en parejas sobre la mesa, se memorizan y a continuación se mezclan y se ponen boca abajo, se trata de descubrir dónde están las parejas levantando dos simultáneamente, y volviéndolas a su lugar de origen en el caso de que no coincidan.
  • De entre 10 objetos, dibujos o números, colocados encima de la mesa, ha de coger o nombrar aquellos que se le acaban de señalar y en el mismo orden, o bien quitar uno o dos de ellos y recordar cuál falta. Se puede aumentar la dificultad pidiéndole que nombre cada vez más dibujos.
  • Presentar una serie de objetos o dibujos (3, 4, 5….) uno tras otro y hacer preguntas del tipo: cuál era el primero, el último, cual estaba antes de…, o cuál era el que estaba después de….
  • Repetir números o palabras, aumentando paulatinamente el número de palabras o números que ha de repetir. Aumenta la dificultad si las palabras son monosílabas, bisílabas o polisílabas.
  • Un juego divertido es aquel que empieza con la frase “De un país muy lejano ha venido un barco cargado de…” y se nombran objetos pertenecientes a un grupo de palabras (campos semánticos) sin poder repetir las que ya se dijeron, si repite alguna hay que volver a empezar.
  • Apps para entrenar la retención de datos: entrenar la capacidad de almacenar información a través de las diferentes apps disponibles para smartphones y tablets. A través de sencillos retos la  capacidad de atención aumentará, y eso es bueno cuando se estudia.
  • Juegos físicos: los juegos de memoria escrita como los sudokus, los crucigramas y puzzles mejoran la memoria ya que se debe estar más atento de lo normal. La habilidad para recordar y memorizar mejorará a pasos agigantados, por lo que son muy buenas herramientas para estimular la memoria. Entre todos los juegos, el ajedrez merece una mención especial, dado que es el que más atención exige para conseguir ese ‘jaque mate’ esperado. Aprender a jugar indirectamente mejora el desarrollo de la memoria. El motivo de estas afirmaciones es que obliga a aprender y recordar las bases de juego, saber cómo mover las fichas y visualizarlas sin llevarlas a cabo. Sin duda, una actividad de atención y memoria creativa sin igual.
  • Crear rimas sencillas: a la hora de memorizar información para un examen puede que algunas palabras, y sobre todo clasificaciones, dificulten los ejercicios de memoria. Para ello, es aconsejable crear rimas sencillas que reúnan las siglas del listado que tiene que aprender. Así, a la hora del examen, recordarán cada punto y cada coma de lo que han estudiado.
  • Relacionar los estudios con otros temas: también se pueden usar símiles. Recordar  términos complejos usando acrónimos que seguidamente harán recordar lo que realmente interesa.
  • La alimentación también es importante: hay muchos alimentos capaces de lograr una buena salud de la memoria. Por ello, mantener una dieta equilibrada con alimentos ricos en ácidos Omega 3 como el salmón, el aceite, los frutos secos, las nueces o las espinacas, entre otros, contribuyen es esta labor.

 

Dpto. de Orientación

Colegio Villalkor

Copyright © 2021 - Colegio Villalkor 

Setup Menus in Admin Panel

X